La vivienda-residencia es un nuevo servicio que se ofrece para las personas con discapacidad intelectual con el objetivo promover la igualdad de oportunidades de todas las personas,  procurando que tengan el mayor nivel de autonomía y  que puedan participar en su entorno facilitándoles los apoyos necesarios.

El ambiente es hogareño y familiar gracias al reducido número de personas que conviven en ella.   La función de los profesionales que los acompañan se basa en apoyarlos para desarrollar su máxima autonomía, tanto a nivel de cuidado y desarrollo personal como en las tareas de la vivienda, también en la elección y disfrute de las opciones de ocio y divertimento para conseguir tener una experiencia de vida completa.

 La  vivienda se encuentra localizada en un entorno singular y con encanto, bien comunicado y cercano al centro, permite una vida muy activa y autónoma, salidas para hacer la compra,  dar un paseo y tomarse algo en una terraza, ir al centro de salud o participar de las actividades propuestas por el municipio.